SOBRE LA ALTURA DE LOS PORTEROS

Algunas veces me han preguntado si prefiero que los/las porteros/as sean altos o no. Hablemos de ello.

Desde mi punto de vista siempre es preferible tener un portero que ocupe la máxima superficie posible.

A partir de esa premisa (“tapar más portería”), sería preferible tener un portero alto que uno menos alto. Sin embargo, no es tan fácil porque hay otros condicionantes que tenemos en cuenta a la hora de elegir. Si tenemos la posibilidad de elegir porteros y en esa selección se nos presentan más opciones, ¿qué criterios debemos seguir?

Una mayor altura, por lo general, va acompañada de una mayor envergadura de brazos, aspecto físico determinante para un portero. Una envergadura de brazos permite tener mayor superficie de portería potencialmente cubierta para realizar acciones técnicas de parada. Basta con fijarse en los deportes con predominancia de utilización de extremidades superiores (baloncesto, balonmano, waterpolo, etc.). En los mismos, la distancia de dedo anular a dedo anular es muy significativa y relacionada con el rendimiento técnico en el deporte.

Por otro lado, en aquellas bolas que “dan” al portero, es decir, en las simplemente nos ponemos delante (que también las hay, no nos engañemos), habrá más opciones de tener éxito cuanta mayor sea la superficie que ocupemos. Y eso se consigue con un cuerpo más grande.

Hasta aquí, estaría claro. Cuanto más grande, mejor. Pero como decía antes, no es así de sencillo.

Normalmente, aquellos deportistas más altos, suelen ser más lentos de movimientos. Alguien podrá contestarme hablándome de Usain Bolt, uno de los velocistas más altos de la historia y el más rápido. Pero no me refiero a movimientos lineales si no a aquellos que implican cambios de dirección, movimientos en diferentes planos y a diferentes alturas. Es decir, los propios del portero de hockey.


David Carter (Canada)

Fijémonos por ejemplo en el baloncesto, salvo excepciones, los jugadores más altos suelen ser los que tiene más dificultad para moverse con soltura y rapidez.

Entre otras razones, se debe a una mayor masa corporal que mover y a la altura de centro de gravedad. Tener el CDG bajo, permite una mayor movilidad en cambios de sentido a alta velocidad. Si no, veamos la posición defensiva en el mismo baloncesto. O cuál es la cualidad principal de los running back (jugadores que corren con la pelota en el fútbol americano entre la maraña de contrarios que quieren derribarle): piernas extremadamente fuertes pero sensiblemente más cortas que los jugadores de otras posiciones; centro de gravedad bajo.

Algunos artículos sobre la altura de porteros indican que una mayor altura compromete la coordinación. No estoy de acuerdo. La coordinación es una cualidad que depende demasiado la capacidad perceptiva, de la gestión de estímulos y de la elaboración de una respuesta por parte de nuestro cerebro y no creo que esos tres aspectos se vean perjudicados por la altura. Si se pueden ver perjudicados la velocidad de ejecución o la soltura de los movimientos sincronizados en un movimiento coordinado. Pero volvemos a lo mismo, es el movimiento final el que tenemos analizar.

Por tanto, ¿qué nos conviene? echemos un vistazo a los datos de nuestro deporte.


Nota: dados recogidos de internet. Tengo mis dudas con algunos de ellos, especialmente con la altura indicada para Vincent Vanasch.


Creo que los datos no nos aclaran mucho. En el caso de los chicos, es evidente que todos están por encima de 1.80m, pero no es una gran altura para un holandés o para un alemán. Quizá sí sea significativa para un español o un indio, pero no parece ser un dato determinante en el proceso de selección de porteros en las mejores selecciones del mundo. En el caso de las chicas, hay todavía un mayor rango de variedad, pero tampoco hay una pauta común:.

¿Nos valdría esto para tener una opinión fundamentada? Quizá necesitemos más datos. Vamos a mirar hacia otros porteros.

Fútbol: algunos de los mejores porteros del mundo son altos, pero no podemos establecer una tendencia en la selección de los porteros, es decir, no son significativamente más altos que otras posiciones de su deporte en las que el juego aéreo es importante (defensas).

Balonmano: estudios sobre la morfología de los jugadores de balonmano, establece que los porteros suelen ser más altos que la media y con mayor envergadura de brazos.

Fútbol sala: aunque al disminuir la superficie de la portería, este debate pierde importancia, sí que encontramos valores más altos en los porteros que en el resto de los jugadores de campo.


Andreas Späk (Alemania)

Creo que la respuesta clave no es la altura física, si no la capacidad de tapar portería, independientemente de la superficie corporal del portero o portera. En mi opinión, la altura no debe ser un factor clave para elegir entre varios porteros, o para orientar en iniciación a un niño o niña hacia el puesto de portero. Es decir, lo que nos debe preocupar es enseñar/aprender a cubrir portería con nuestra acciones técnicas, especialmente en las acciones de salida. En este sentido, me parece especialmente importante prestar atención a la posición básica inicial en cualquier acción, y a la colocación de manos y tronco en acciones de salida en el suelo ante tiro a puerta (sea con guardas superpuestas o en L).

Además, ¿quién tiene la opción de elegir entre varios porteros? Al final, el criterio principal no será la altura. Seguramente habrá otro antes.



PONTELASGUARDAS®

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram

PATROCINIOS

© PONTELASGUARDAS. All rights reserved.