ENTREVISTA A MARIVÍ GONZÁLEZ (SELECCIONADORA SUB-16 FEM.)

Todos los amantes del hockey hierba español con más de 35 años recordarán la figura menuda de gran genio que desde la portería de España en Barcelona´92 nos llevó hasta el oro olímpico. Ahora, como entrenadora del Club de Campo y Seleccionadora Sub-16 femenina nos habla de sus recuerdos y de las porteras.Tengo la gran suerte de hablar con María Victoria González Laguillo (Mariví) junto a un campo de hockey, mientras su equipo (Club de Campo 1ª Div.Fem.) calienta antes de un partido de Liga. O podríamos decir «uno de sus equipos», porque su presencia en el organigrama del club madrileño es casi omnipresente. Además, forma parte del cuerpo técnico de la Federación Española como seleccionadora sub-16 femenina.

Conocí a Mariví como tanta gente, a través de la televisión, en el verano de 1992. Más tarde, la conocí en persona y pude comprobar que su carácter compensa la falta de centímetros en un puesto en el que la altura se ha convertido casi en una necesidad.

Deportista habitual en su infancia y juventud, la falta de equipo juvenil de balonmano en el Colegio Sta. María de los Rosales de Madrid, donde curiosamente jugaba de pivote, hizo que se decantara por el hockey, aconsejada por Mercedes Coghen, siempre en el Club de Campo. Y aunque siempre ha intentado jugar más cerca de la portería contraria y en varias ocasiones en su carrera deportiva lo ha conseguido, entrenadores sensatos que se han cruzado en su camino, consiguieron reconducirla al puesto que le era innato, portera. Entre ellos José Brasa, que la repescó en 1986 y en 1996, para preparar las Olimpiadas de Barcelona y Atlanta respectivamente, cuando ella había colgado las guardas para jugar de delantera.

Pontelasguardas: ¿Qué sentiste cuando ganaste la medalla de oro en Barcelona?

Mariví Gonzalez: lo vives tan distinto y se te pasa todo tan rápido…; muchas veces tengo que recordar viendo los vídeos porque tienes una sensación

Aunamos una gran preparación física con una generación que mostraba una gran fuerza, incluidas las que tenían 18 años, como Maider Tellería o Silvia Manrique. Se trabajó mucho y habíamos jugado con equipos muy grandes y ya no le teníamos miedo a nadie. Quizas tenías miedo a Holanda porque hicieras lo que hicieras, siempre te ganaba. Ibas a su casa y te ganaba de strocke o te metía 7, pero siempre te ganaba. Nunca conseguías nada. Pero una vez fuimos a Málaga y las ganamos.

PLG: ¿qué supuso ese oro para el hockey español? ¿crees que se ha aprovechado lo suficiente?

MG: creo que no y que se sigue sin aprovechar. Cada 4 años hay Olimpiadas y parece que sube pero no se aprovecha. Ahora hemos mejorado algo, hay streaming… pero entonces no se aprovechó. A mi me preguntaban «¿qué haces?» y cuando contestaba «hockey» me decían «¿sólo?». Cómo que sólo, si me pasaba todo el año en Tarrasa entrenando y renunciabas a todo, pero la gente lo seguía viendo como un hobby. No se hizo promoción. Pero es que todavía tenemos mucho que aprender, sobre todo a nivel organizativo, para sacarle provecho.

PLG: ¿qué características tenías que te hicieron una de las mejores porteras del mundo?

MG: la mala leche que tenía para que la bola no pasara, hiciera lo que hiciera, no podía pasar. Hay porteros que los van haciendo pero que no tienen ese objetivo como lo principal. Me da igual que me estén enseñando a desviar, el último recurso es algo para que la bola no entre, debe tenerlo todo portero. Y creo que tengo un grado de competitividad terriblemente alto, a veces bueno y otras malo. Vengo de una familia numerosa donde jugábamos y nos peleábamos a todas horas. Sobrevivía. Y por tanto, va más con mi carácter que con las condiciones físicas, mi estatura era todo lo contrario. A José (Brasa) más de una vez le dijeron que no tenía nada que hacer con una portera tan pequeña. Yo hoy me encuentro con esa tesitura como entrenadora de club y seleccionadora y digo, que pena porque es grandísima portera pero es pequeña, pero hay que tener fe. El hockey ha cambiado mucho, es más físico hay mucho más flick. Pero si tuviera que definirme por algo, sería mi caracter. Preparando Barcelona nos hicieron un examen psicológico y la piscóloga decía que no había visto a nadie tan competitivo. En algún punto debí porner «mataría por ganar». Y esto es fundamental en el portera. Al final que pares con el tobillo o con la rodilla da igual, te debes centrar en que la pelota no entre, no en si despejas bien.

PLG: ¿y eso es lo que buscas ahora en una portera? ¿qué buscas tu en las porteras que entrenas?

MG: eso tiene una parte innata y otra educacional; cuando encuentras un niño o niña con ese carácter, los entrenadores te suelen decir «es que es muy buena jugadora» y yo les digo «ya, pero qué te va a salvar más, una buena portera o portero o un buen jugador; yo creo que un buen portero». Creo que finalmente debes tener un mínimo de cualidades físicas que te hagan optar  a ese puesto, pero por ejemplo, coordinación, yo era incapaz de mover una mano y un pie a la vez, ni tenía elasticidad, ni altura. Hay otras cosas como experiencia, humildad, capacidad de superación, pero el puesto de portero es dificilísimo, así que por lo menos que tenga carácter. A mi no gustaba ser portera, prefería correr, nunca estaba a gusto al final del partido.

PLG: ¿por donde van los tiros en la formación de porteros en la actualidad?

MG: ahora a los porteros se les trabaja mucho más, se estudia mucho más sus gestos, preparación física, hay muchos más medios y se buscan porteros

PLG: ¿y la edad de inicio?

MG: primero le tiene que gustar, porque he tenido casos de niños muy buenos que se acaban aburriendo porque normalmente no tienen que pelear por el sitio, les endiosan, no le encuentran la competitividad que esos niños necesitan y al final lo más buenos lo dejan. La rotación de todos los miembros del equipo por el puesto de portero sólo lo haría para que los jugadores vivan ese punto de vista, como aprendizaje, pero no para buscar un portero. El mejor portero va a ser siempre el que mejor es en el campo. Aquellos que se ponen de porteros porque no tienen cualidades para jugar en el campo y acaban en la portería, puede que los acabes sacando como porteros, pero no será bueno. Por otro lado, considero importante que sea táctico; un portero que no hable, que no mande, no vale. Por eso tienen ventaja los chicos sobre las chicas, porque normalmente ya tienen unos conocimientos básicos de ver fútbol, mientras que las niñas no suelen hacer otro deporte. El portero no debe fiarse ni de su defensa, debe estar activo cuando la defensa tiene la bola, esperando el fallo. La verdad es que pedimos demasiado, tenemos pocos porteros y encima les pedimos muchas cosas.

PLG: ¿cómo está el nivel de porteros en España?

MG: siempre hemos tenido grandes porteros, creo que por esa competitividad, esa capacidad de supervivencia en la portería. Tenemos muy buenos porteros y en cuanto a las porteras, ahora mismo tenemos una buena variedad, porque María López es prototipo de portera técnica que todos los gestos los hace bien, que puede ser más o menos eficaz en un partido  y una Mª Ángeles (Ruiz) que ha entrenado desde pequeñita y es una superviviente del área que quizá no sea tan buena técnicamente pero que está convencida cuando toma una decisión. Y por detrás viene Ana Calvo que es pequeñita pero que es una maravilla de portera con mucho futuro, Paula, del Sardinero, que está muy bien, Marina que está en el CAR commigo, Inés… y sobre todo que entrenan con más gente que las atiende y eso ya es suficiente para que se queden.

PLG: a nivel de la selección que tu diriges, el trabajo de porteras ¿está planificado, se las sigue?

MG: ahora yo estoy en el CAR con las porteras. A nivel de nacional, estoy en contacto con Bernar (Bernardino Herrera) para hablar del trabajo con las porteras de la absoluta. Creo que deberíamos mejorar mucho más a las porteras y creo que a las porteras del CAR se les debería dar más oportunidades. Los entrenadores suelen preferir tener dos o tres porteras fijas, pero me gustaría que se probara más y se dieran más oportunidades. Siempre tiene que haber competitividad, el error está en el momento en que dos porteras son fijas y se acomodan.

PLG: y en el Club de Campo, ¿se tiene un trabajo planificado para el entrenamiento de porteros?

MG: para los del primer equipo se suele encargar el 2º entrenador, y Mari (María Ángeles Ruiz) lo hace conmigo en el CAR y Zuma (Borja Zumalacárregui) los hace por su lado, aunque parece que falta tiempo. De todas formas, yo entre todo esto metería más el psicólogo que al entrebanor de porteros, que sí que tiene que estar pero entrenaría más a los porteros con los  jugadores y eso se hace poquísimo, hacer ejercicios de portero pero con jugadores, pedirle al entrenador 4 ó 5 jugadores para entrenar específico.

Imagen de cabecera: kike1981-rcdmallorca.blogspot.com

Imagen 1: www.coe.es

#MarivíGonzález #Oro #Barcelona92 #SelecciónS16 #ClubdeCampo #RFEH

PONTELASGUARDAS®

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram

PATROCINIOS

© PONTELASGUARDAS. All rights reserved.