LA PUNTA DEL PIE: ¿PODEMOS USARLA?