ERRORES DE GRANDES PORTEROS (I): STOCKMANN DE REVÉS EN EL SUELO